• Bele Losada Nuñez

I love Montañita

Actualizado: feb 28

Tras nuestro paso por Guayaquil y extrañando mucho Máncora y sus días soleados de playa; viajamos hacia Montañita, un lugar que nos prometía sol, mar, surf y fiestas, pero ya en las costas ecuatorianas del océano Pacífico. Llegamos a la pequeña aldea de la península de Santa Elena, y si hay algo que puede verse por todo Montañita, es esta frase que da título a la nota "I Love Montañita"... desde tablas de surf decorativas en la costanera para tomarse una típica foto, pasando por todo tipo de merchandising: gorros, remeras, mochilas, muñecos, etc., hasta el cartel del local de ropa emblema y punto de referencia del poblado, allí posamos al igual que otros cientos de diferentes viajeros, para llevarnos nuestra postal de recuerdo. Por otro lado, nuestro paso por Montañita tenia un motivo muy especial, fue el lugar festejo de un cumpleaños inolvidable, en una interminable noche llena de bares, tragos, boliches, playa y amigos. Sí, aunque no conocíamos realmente a nadie al llegar, mi cumpleaños estuvo lleno de personas que se sumaron y aportaron su granito de arena para un festejo imborrable. Y es que si algo se puede hacer en Montañita ¡¡es festejar!! ¿Te gustaría conocer ECUADOR? ¡Vuelos baratos en este link!

Tiempo de Mochilas - I Love Montañita

¿Cuánto tiempo quedarse en Montañita? Al principio dudábamos cuánto tiempo dedicarle a esta costa surfera, ya que queríamos aprovechar los días de playa, pensábamos que era un buen lugar para el festejo de cumpleaños por su conocida movida nocturna; pero a la vez mucha gente nos recomendaba ir poco, algo como dos días para conocer y ya, a menos que amáramos el surf o los deportes acuáticos. Otros también nos vaticinaban días de frió invernal. Con todo, igual decidimos ir casi una semana siguiendo nuestro instinto aventurero. El veredicto de quién estaba en lo cierto, se dificulta... ¡Quizá ambos! Por un lado los días de sol con los que soñábamos fueron solo un espejismo, ya que la lluvia se dió lugar por varios días y tuvimos que convivir con su compañía cotidiana. A pesar de eso, tampoco puede decirse que hacía frió, el clima era apacible e incluso contamos con días de sol, aunque escasos. Por otro lado, la verdadera atracción es la movida nocturna y para eso la lluvia no molesta nada. Incluso en mi cumpleaños llovió y bebimos alegremente en la playa repleta de personas, puestos y vendedores, como si nada ocurriera. Recorrimos boliches de entrada gratuita, tanto en la playa como en el centro. Fuimos a varios bares, tomamos en la "calle de los cocteles", reconocida por los pequeños puestitos vecinos uno de otro que decoran la vereda con sus promociones, 2x1 y larga oferta de tragos alcohólicos. Y cada tanto, íbamos a la costa donde la música, la venta de alcohol y la cantidad de gente lograban una fiesta más. Para el cierre de una noche de festejo ya amanecida, lo infaltable es visitar la calle de los desayunos. Allí hasta las seis de la tarde, se puede, como su nombre indica, desayunar a precios muy baratos y al estilo Montañita, con wafles, creps o hotcakes, huevos preparados de mil maneras diferentes, jugos de frutas, sandwiches variados que llevan el nombre de tostada, café e infusiones, todo en combos por 2.50, 3 o 4 dólares, geniales para compartir.

Cartel Mirador Montañita

Fín de semana en Montañita:

El fuerte del lugar son los fines de semana, ya que el resto de los días la ciudad parece vacía y quedan deambulando los despojos de las agitadas noches pasadas. La policía parece totalmente ausente, y aunque si bien no tuvimos demasiados problemas, hay gente que intenta romper la paz playera y el ánimo de fiesta, no lo vamos a negar. Todo el tiempo en nuestras cabezas recordábamos el crimen de las dos chicas mendocinas y entendíamos que era necesario un cuidado que no se estaba teniendo, o al menos nosotros no lo encontramos. El regreso a nuestro hostel, un poco alejado del ruido del centro, entre matorrales y naturaleza, por un camino poco iluminado se hacía eterno y caviloso. Ese es otro panorama con el que también se convive, otro punto de vista, otro lugar, otra mirada muy diferente a la del bullicioso centro del pueblo. Es que hay que admitir que aunque en Montañita se respire libertad, buena onda y divertidas charlas de ebrios, hay un manto turbio que cada tanto aparece. En nuestra semana en el lugar, nos hemos topado con varios personajes que llamábamos "Walking Dead", personas que claramente quedan atrapadas por el frenesí y la locura que se respira en el balneario.

¡Mira nuestro video sobre Montañita en Youtube!

Igualmente nosotros disfrutamos mucho nuestros días, entre bares como Caña Grill, de nuestros preferidos, por su onda, sus precios, su comida, las bandas y solistas del equipo, las noches de karaoke y de boliche con tequila gratis. Nativa Bambu un boliche enorme también con buenas ofertas y donde podíamos presenciar las clases de diferentes bailes entre 2x1 de cerveza. El hotel Selina, donde se hospedaron unos amigos de Perú que visitábamos bastante seguido, hermoso, sobre la playa y con buenas promos de happy hour, entre otros como Alcatráz, Tiki Limbo y Lost Beach club.

Sitio web Caña Grill Dirección: Guido Chiriboga calle 3a (costanera a la playa)

Sitio web Nativa Bambu

Dirección: Calle Primera Y Malecon

Sitio web Selina Hostel y Bar

Dirección: Avenida Quinta y Guido Chiriboga

Sitio web Tiki Limbo (Resto-bar-Hotel) Dirección: Guido Chiriboga Solar 2

Bele en Selina Montañita

El día en Montañita:

No todo es noche y playas en Montañita, durante el día también se puede disfrutar de diversas atracciones, muchas familiares, que acrecentan la condición de destino turístico del pueblo.

Nosotros visitamos el Monumento del surfista (¡no podía faltar en este templo surfero!) También el cartel gigante con el nombre del pueblo, que está en altura y se puede apreciar toda la ciudad con una vista paranorámica espectácular. Paseamos ampliamente por la playa y el centro por las tardes y visitamos el sinfín de ofertas que conviven en este pequeño y turístico lugar.

En Montañita, conocimos personas enamoradas del pueblo, otros con emociones encontradas, algunos viajeros volvían a Máncora por el clima... Pero muchos, sobre todo muchos argentinos parecían haber encontrado su sitio en el mundo. La comida argentina abundaba, las empanadas salteñas, los choripanes, el rock, la música argenta inundaba los bares y muchos compatriotas encontraron su lugar entre restos, bares, hostels y bandas.

Lugares que no te podes perder en Montañita: I love Montañita

Monumento al surfista: Ruta del Spondylus | En la curva camino de Montanita a Olon

Cartel Montañita Letras corpóreas: Mirador de Montañita, junto al cementerio de la localidad.

Hostal Pop House: Cuando buscamos hospedaje en el balneario, estábamos convencidos que necesitábamos estar cerca de la playa y la movida nocturna, pero a suficiente distancia para no escuchar la música y el ruido, en caso de necesitar dormir. Pop House, si bien estaba un poco más lejos de lo que esperábamos, nos dió esa versatilidad de poder tener paz, pero estar cerca de la fiesta y playa. Con un muy buen precio por noche, baño privado, parrilla, parque y cocina comunitaria, este hostel fue una buena opción para pasar unos días en Montañita.

Monumento al surfista

Montañita es un lugar que te pierde. Quizá unos días (sobre todo de fín de semana) sean suficientes para divertirse y conocer, vivir el pueblo lleno de gente con sus playas colmadas en una eterna fiesta nocturna y luego regresar al hogar o seguir viaje. Si pasa más tiempo que eso, el riesgo es realmente enamorarse y buscar la forma de quedarse allí, como tantos viajeros de paso que ahora viven y aman el pueblo y ven muy difícil volver a una vida lejos de este (aunque cada vez más popular) paraíso perdido. Los momentos de calma, la costa inmensa, el hecho de ser un lugar chico y conocerse casi entre todos, cruzarse los mismos rostros, la gente que te saluda y te dice dónde va a ser la fiesta esa noche... esa vida de playa y amigos que simula unas vacaciones permanentes, la libertad, la juventud eterna que se respira... ¡Muchos son los motivos para envolverse en un real Amor a Montañita, difícil de olvidar!

Tiempo de Mochilas - Montañita

#Montañita #TikiLimbo #PopHouse #Ecuador #IloveMontañita #MonumentoalSurfista #Selina #NativaBambu #CañaGrill #LostBeachClub #calledeloscocteles #alcatraz

392 vistas
vertical_banner_chico.jpg
Banner002-airbnb.png
300x300.png

Somos Adrián y Belén, una pareja de Buenos Aires, Argentina. Nos encontramos recorriendo el mundo,

mostrándolo y contándolo todo a través de lo que hemos llamado:

TIEMPO DE MOCHILAS.

  • YouTube - Black Circle
  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round

© 2017 por TIEMPO DE MOCHILAS